Reloj de cuadro

5/5 - (1 voto)

Reparación de un reloj de cuadro del siglo XIX con mecanismo París.

Reloj de cuadro del siglo XIX. Dial de alabastro con números de porcelana. Mecanismo París, con sonería de horas y medias por rueda contadera sobre gong.

Izquierda: Vista del reloj con la tapa frontal levantada. Derecha: Detalle de la ornamentación de la caja con marquetería metálica tipo Boulle.

Los relojes de cuadro con diales de alabastro son especialmente bonitos. En este dial se lee un nombre y una localidad: el nombre del relojero o relojería en la que se vendió el reloj, y la localidad en la que estaba ubicada. Es muy frecuente en los relojes de este tipo que lleven los nombres de la relojería y la localidad en su dial.

Funcionamiento del péndulo

La reparación de un mecanismo de relojería suele requerir el desmontaje completo del mecanismo. Si no se hace, hay operaciones que no pueden realizarse. En esta imagen vemos las piezas del mecanismo.

Muelles reales

Los muelles reales sirven para almacenar la energía que utiliza el mecanismo para su funcionamiento. Son bandas de acero con la suficiente elasticidad para admitir la deformación sin romperse. Las propiedades elásticas del muelle se utilizan para almacenar energía, que es después liberada paulatinamente a medida que funciona el reloj.

Es importante verificar el estado de los muelles reales cuando se aborda la reparación de un reloj. La primera comprobación es la de su idoneidad para el mecanismo. La fuerza motriz que proporciona el muelle debe ser la correcta. Si es insuficiente el mecanismo no podrá funcionar, y si es excesiva, aumentará innecesariamente su desgaste. La segunda comprobación hace referencia al estado del muelle: posibles grietas u otros defectos, limpieza, pulido de superficies y engrase.

El gong produce el sonido de los toques horarios cuando el martillo impacta sobre el. Es conveniente limpiarlo eliminando los restos de suciedad u óxido que pudiera haber en el. En la imagen de la izquierda se observa cierto grado de oxidación en el gong. Es conveniente retirarlo como una operación más de limpieza de las piezas del mecanismo, y también para mejorar su sonido. 

Sobre los relojes de cuadro, veamos lo que nos dice don Luís Montañés Fontela, en su libro Relojes, Diccionarios Anticuaria:

[…] «Los catálogos franceses de  principios de siglo ofrecían indistintamente  los «tableaux» o los «oeils-de-boeuf». Fue sin duda una alternativa continental al «dial clock» inglés, y se utilizaban mucho en locales comerciales: panaderías, lecherías, bares, etc. Eran servidos por fabricantes de cajas que eran de madera negra con incrustaciones de nácar y marquetería». […]

[…] «Las máquinas eran Paris, con platinas de latón, rectangulares, o de jaula de hierro, éstas procedentes de Morez, que eran más baratas, aunque hoy se prefieran a aquellas. Se distinguen unos de otros porque los bocallaves están más separados  entre si. Esferas de alabastro con cartuchos de porcelana y escudo de latón estampado. Sonerías de horas y medias sobre gong».

Libro de relojería

Diccionarios Antiquaria, Relojes, por  Don Luis Montañés Fontela

(Cipsa Editorial, 1986)

2 thoughts on “Reloj de cuadro

  1. Gloria says:

    Maravillosa aportación, descripción y reparación del reloj antiguo. Hay pocos profesionales con tus niveles de conocimiento de relojes antiguos.

Comments are closed.