Reloj Lenzkirch

5/5 - (1 voto)

Lenzkirch es el nombre de un municipio del sur de Alemania, en la Selva Negra. No es muy grande, cuenta actualmente con una población que ronda los 5000 habitantes. Lenzkirch es también el nombre de una fábrica de relojes que se fundó en ese lugar a mediados del siglo XIX: «Aktiengesellschaft für Uhrenfabrikation Lenzkirch», The Lenzkirch Clock factory. En unos años, la marca Lenzkirch alcanzó un enorme prestigio por la excelente calidad de sus relojes.

En este artículo se muestra el proceso de reparación de un reloj de esa marca.

Reparación de un reloj de pared Lenzkirch

Mecanismo

La primera operación es sacar el mecanismo de la caja. El reloj tiene una bonita caja de nogal, con unas formas y proporciones elegantes.

Al sacar el mecanismo de ella, se comprueba que su calidad también es muy buena. Se trata de un mecanismo a resortes. El movimiento tiene escape sin retroceso tipo Graham, de paletas regulables. La regulación del movimiento se hace mediante un péndulo con varilla de madera. La sonería es de horas y medias por rueda contadera sobre gong. El sonido del gong es potente, con un tono grave que tarda unos segundos en extinguirse hasta que se detiene su vibración.

Lenzkirch    1 Million 456264

En la platina trasera se puede ver el anagrama de la marca Lenzkirch: LENZKIRCH  A G U 1 Million  456264.

A partir del número de serie se puede saber el año en el que se fabricó el reloj. En este caso,  cerca de 1905.

La buena ejecución del mecanismo se observa hasta en los más pequeños detalles. La forma de fijar el dial al mecanismo, habitualmente mediante sencillos pasadores, se hace en este caso con tornillos roscados. La colocación y retirada de esos tornillos en más sencilla que con pasadores.

Desmontaje del mecanismo del reloj

Se desmonta completamente el mecanismo. Esto permite limpiar a fondo todas las piezas y pulir las superficies de ellas en la que hay rozamiento. Hacer que las fuerzas de rozamiento en el mecanismo en determinadas piezas, tengan el valor más bajo posible, facilita el funcionamiento del reloj y disminuye su desgaste.

Al desmontar el mecanismo se comprueba si existe cualquier tipo de anomalía en las piezas: Estado del dentado de las ruedas y piñones, deformaciones, holguras, etc. Un diente doblado, por ejemplo, puede producir problemas de engrane que impidan el normal funcionamiento del reloj. Sin desmontar el mecanismo, comprobar la existencia de este tipo de anomalías, es más difícil.

El dial del reloj

El dial es bastante grande. Los números y divisiones horarias grandes facilitan la lectura de la hora. Desafortunadamente presenta marcas y pérdidas de pintura en algunos números que lo afean. Leemos en el:

      A. MAURER

       MADRID

La indicación del dial hace referencia a Alberto Maurer.

Fijación de mecanismo en la caja

El sistema que se emplea en este reloj para la fijación del mecanismo a la caja es bastante común en relojes de pared alemanes. Si bien cambian algunos detalles, o la calidad de los elementos de fijación, el sistema suele ser siempre el mismo: Una base metálica fijada a la cara interna de la caja del reloj, y firmemente sujeta a ella el mecanismo.

La pieza que hace la función de soporte se fija en la caja del reloj mediante 5 tirafondos. Esta pieza dispone de dos correderas laterales en las que se emplaza la pieza metálica horizontal en la que se coloca el mecanismo por medio de dos tornillos.

La corredera permite ajustar la posición del mecanismo, más próximo o más alejado de la superficie interna del fondo del reloj.

Fijación deole mecanismo

Cuando la posición del mecanismo en la corredera es la correcta, se aprietan los dos tornillos laterales para que quede inmovilizado en ella.

Bordón
Tornillos de fijación

El gong produce un sonido potente, grave y agradable, cuando el martillo lo hace vibrar. Las sonerías de los relojes Lenzkirch suelen ser así. Un buen ajuste de la distancia entre el martillo y el gong es importante para que el reloj muestre toda la belleza de la sonería. Si el martillo está demasiado separado del gong,  le transmitirá poca energía y la intensidad del sonido será baja. Igualmente, si el martillo no incide de lleno, sino de forma lateral sobre el gong, el sonido será igualmente de baja intensidad. Por otro lado, el martillo no debe rozar con el gong cuando este está vibrando, ya que produciría un sonido defectuoso o acortaría la duración de la vibración.

Desmontaje del mecanismo

Como ya se ha dicho, el desmontaje completo del mecanismo permite acceder a todas las piezas. Eso permite realizar una limpieza correcta, pulir superficies que deben estarlo, y comprobar cualquier anomalía que presenten.

Muelles reales

Los muelles son bandas de acero con elasticidad que se enrollan sobre si mismas al dar cuerda al reloj. Cuando están dentro del barrilete, las espiras entran en contacto unas con otras. Para reducir al máximo las fuerzas de rozamiento entre ellas, los muelles reales deben estar pulidos, limpios y engrasados. Esto evita que parte de la energía que acumulan se pierda en vencer a las fuerzas de rozamiento.

En las imágenes anteriores vemos los barriletes con los muelles reales en su interior. La grasa está deteriorada y ya no tiene poder lubricante alguno. Se sacan los muelles reales tal como vemos en la imagen siguiente.

Muelles reales

Montaje del mecanismo

Una vez limpias todas las piezas del mecanismo, pulidas y engrasadas las superficies que lo requieren, se procede al montaje.

Colocación del mecanismo en la caja

El mecanismo se fija primeramente a una pieza en su parte inferior. Esa pieza se encaja después en las dos correderas existentes en la pieza que hace de soporte en la caja.

Al colocar el mecanismo en la caja se comprueba que no roce ninguno de los elementos de la parte trasera. En especial, la varilla superior del péndulo y el martillo del gong. Cada uno debe poder realizar su función y dado que son piezas móviles, han de tener el espacio necesario.

La caja se compone básicamente de dos partes: la parte posterior en la que se fija el mecanismo, y la parte frontal que va unida a ella mediante varios tirafondos.

El péndulo va colgado de la varilla que sobresale por la parte inferior del mecanismo, que a su vez está suspendido de una suspensión metálica bilámina.

Arriba, vista del reloj tras la reparación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.