José Luis Balbín (1940 – 2022)

5/5 - (1 voto)

El pasado 22 de junio fallecía el periodista José Luis Balbín Meana. Siempre será recordado por su magnífico programa de televisión La Clave, que dirigió durante años. Un director de periódico, Vicente Cebrián, le dijo en los primeros años de su carrera profesional, «Que no le veía futuro como periodista, que era mejor que se dedicase a otra cosa». Años después, cuando Balbín ya había alcanzado gran éxito dirigiendo La Clave, la misma persona, al ser preguntado en un acto social si le conocía, respondió:  «Cómo no le voy a conocer, si lo descubrí yo». José Luis Balbín cuenta divertido esta anécdota en una entrevista, añadiendo que fue de las pocas veces en su vida que se quedó, literalmente sin palabras.

José Luis Balbín, un gran periodista.

Solía decir de si mismo que era hombre de dudas. También hacía gala de su independencia, la cual más de una vez le causó problemas con los gobernantes de turno. La Clave fue suspendida varias veces. Balbín recuerda que lo despidieron otras tantas a lo largo de su vida.

Habría tenido éxito incluso presentando el horóscopo semanal. Transmitía elegancia, educación, cultura, y esto se apreciaba cuando dirigía los debates. Una característica de La Clave fue la cuidada selección de expertos que participaron  en el programa. Recuerda que contaba con un equipo excelente para realizar los trabajos previos de planificación.

Por La Clave pasaron auténticas personalidades. La moderación con la que dirigía los debates era evidente. Se notaba que le gustaba ser ecuánime. Ejercía la labor de moderador con maestría y a la vez con firmeza. Animando el debate  cuando era necesario, o redirigiéndolo si los participantes se iban por otros derroteros.

La Clave

El programa empezaba siempre con la misma pieza musical; una composición de Carmelo Alonso Bernaola (1939 – 2002). Después venía la presentación de los invitados al programa: Palabras de bienvenida, currículum vitae, etc.

Los invitados, bien elegidos por su conocimiento sobre la cuestión a debatir, y de todos los enfoques posibles. Esto último era de especial importancia cuando el programa trataba asuntos polémicos.

Una vez acabada la presentación se proyectaba una película relacionada con la materia a tratar. Por último, el debate, en el que se exponían las opiniones desde el respeto y la educación.

La Clave marcó una época que siempre recordaremos. La figura de José Luis Balbín siempre será recordada con admiración por todos los que fuimos fieles seguidores de La Clave.