Reloj francés antiguo

5/5 - (1 voto)

Reloj comtoise

Reloj francés de finales del siglo XIX.  Esfera de alabastro con cartuchos horarios de porcelana esmaltada.

Mecanismo comtoise. Escape de áncora con péndulo. Sonería de horas y medias por rastrillo y caracol, sobre gong.

Esfera o dial del reloj

Limpieza de los cartuchos horarios de porcelana. Al limpiar este tipo de diales es importante tener en cuenta que las divisiones de minutos están hechas con tinta. Cualquier procedimiento de limpieza incorrecto hará que se borren. Lo más recomendable es limitarse a retirar el polvo con un pincel suave, en seco.

En este caso el reloj tiene un mecanismo comtoise. Hay relojes franceses de este tipo que tienen mecanismos París. Una tercera variante la constituyen los relojes de este tipo hechos durante el siglo XX principalmente por fabricantes alemanes.

A la izquierda vemos 3 de las platinas del mecanismo. El montaje y desmontaje de la sonería y el movimiento se hace independientemente el uno del otro. Esto facilita el trabajo en las operaciones de reparación.

Muelles reales

Los muelles reales aportan la energía necesaria para el funcionamiento del reloj. La comprobación de su estado es una tarea conveniente, toda vez que si están cedidos, sucios, o a falta engrase, no podrán hacer su función de forma correcta. A la izquierda vemos los muelles reales dentro de sus barriletes. A la derecha, uno de los muelles reales.

Desmontaje del mecanismo

Piezas del mecanismo. Cuando el reloj lleva mucho tiempo sin ser revisado y está sucio, es conveniente desmontar el mecanismo completamente. Esto permite limpiar a fondo las piezas, pulir los pivotes y superficies que debe tener la mínima fricción posible, y dado el caso, corregir desgaste si los hubiera y fuera posible.

Las «jaulas» de este tipo de mecanismos son de hierro. En ellas se emplazan todas las piezas. Son estructuras robustas hechas para durar.

Vista frontal del reloj.

Tras una correcta reparación y operaciones periódicas de mantenimiento, este tipo de relojes, normalmente funcionan bien durante muchos años.

Las cajas son habitualmente de pino. En el frontal es frecuente la decoración con piezas de nácar formando variadas formas geométricas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.