Reparación de un reloj de cuadro (2ªparte)

5/5 - (1 voto)

Antes de desmontar el  mecanismo de un reloj hay que descargar de energía los muelles reales. Esta operación es muy importante. De no hacerlo, y acometer el desmontaje con los muelles cargados de energía, se producirán graves daños en las piezas del mecananismo: doblado o rotura de pivotes, doblado y rotura de dientes, piñones, etc.

Se desmonta completamente el mecanismo. Esta operación, aunque no siempre es necesaria, si lo es en muchas ocasiones. La inserción de buchones, la comprobación del estado de los muelles reales, el pulido de los pivotes, etc., así lo exigen.

Platinas trasera y delantera del mecanismo. Se observan ralladuras, marcas y suciedad.

La limpieza de las piezas del mecanismo se hizo manualmente. Se utilizó gasóleo. Hay sistemas de lavado mediante ultrasonidos, también válidos. En este caso, se optó por la limpieza manual.

En esta fotografía vemos los muelles reales una vez sacados de los barriletes. Esta operación se hace para comprobar su estado, limpiarlos y engrasarlos.

Agujero de enganche de uno de los muelles reales en el que se observa una grieta. Se hace un orificio de enganche nuevo.

Dial del reloj en el que se observa que se ha borrado la escala divisoria de los minutos. Esto se produce porque se ha limpiado con agua, o algún líquido que ha disuelto la tinta de dichas divisiones. La limpieza de este tipo de diales debe hacerse en seco y sin frotar apenas sobre la superficie del dial.

Se retira un resorte de la sonería, colocado en alguna reparación anterior, y se sustituye por otro antiguo similar al que tuvo inicialmente el mecanismo. Este tipo de resortes que actúan sobre el martillo de la sonería, en este tipo de maquinas, consistían en un pequeño tornillo que tenía fijado a el, en su extremo, el resorte. El resorte se colocaba atornillándolo a la platina, tal como se ve en las imágenes. Es importante ajustar la fuerza que ejerce el resorte sobre el martillo.

Durante la fase final: montaje del mecanismo. La operación del montaje es especialmente delicada. Es importante tener mucho cuidado de no ejercer fuerza sobre los pivotes, dado el pequeño diámetro de algunos y el riesgo de rotura.

Durante la última fase de la reparación se montan todas las piezas del mecanismo. Todo debe disponerse para que no existan problemas de funcionamiento. Algunas piezas del rodaje de la sonería deben estar en una posición relativa entre ellas determinada.

Vista del reloj tras la reparación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.