Un reloj inglés de caja alta del siglo XVIII – Thomas Travis

5/5 - (1 voto)

Un reloj que representa la excelencia de la relojería inglesa es el de antesala o de caja alta. En inglés a este tipo de reloj se le llama «longcase clock» o «grandfather clock».

Antesala: Pieza delante de la sala o salas principales de una casa. (Fuente: Diccionario de la Real Academia Española)

Aunque se utiliza el mismo nombre, la forma y maderas de las cajas, así como los mecanismos, fueron evolucionando a lo largo del tiempo. Hay notables diferencias entre los relojes hechos en cada época. Los gustos de cada lugar, las modas, … también condicionaron la forma y decoración de las cajas y los diales, como por otra parte ha ocurrido siempre en la historia de la Relojería.

Reloj firmado en su dial: T   TRAVIS    THORNE

Vemos en el Catálogo de Bamfords, Auctioneers and valuers, 13,14 y 15 de abril de 2016 (página 134):

[…] «El relojero Thomas Travis trabajó entre 1745 y 1760, en la localidad inglesa de Thorne, y en la ciudad de Doncaster, ambas situadas a poca distancia. Dos de sus hijos, Thomas y John fueron también relojeros». […]

Probablemente la autoría de este reloj corresponde a Thomas Travis. Puede ser el padre o bien el hijo del mismo nombre.

Es razonable pensar que el lugar en el que se hizo fuera la localidad inglesa de Thorne.

Thorne, Doncaster

Dial firmado T  TRAVIS    THORNE

Longcase clock by Thomas Travis
Detalle del dial en el que leemos T TRAVIS THORNE

El siglo de las luces

Se suele llamar al siglo XVIII El siglo de las luces, porque simboliza a la luz que alumbró el conocimiento y la razón en esa centuria. Tras la aplicación del péndulo al reloj, en la segunda mitad del siglo XVII, su precisión mejoró notablemente. Pero la carrera por conseguir relojes más precisos no se detuvo. Escapes que producían una menor perturbación en la oscilación del regulador, péndulos compensados térmicamente y avances en las técnicas de construcción de las piezas del reloj – como el tallado de los dientes de las ruedas dentadas – fueron desarrollados con  ese propósito.

Mecanismo

En este reloj vemos en el movimiento, el escape de áncora con retroceso regulado por péndulo. La sonería, por rueda contadera, acciona a las horas un martillo que hace sonar una campana. En este caso, la rueda contadera gira solidariamente con la rueda dentada y el tambor en el que se enrolla la cuerda.

Las pesas del reloj

Las pesas, una para cada parte del mecaismo (movimiento y sonería), cuelgan de ganchos suspendidos de sendas poleas.

La fuerza motriz efectiva sobre los mecanismos es la mitad de la fuerza de la gravedad sobre cada pesa. Un ejercicio sencillo de descomposición de fuerzas, mostraría que la tensión de cada tramo de la cuerda que parte de las poleas hacia arriba, es la mitad de la fuerza de la gravedad sobre la pesa; es decir, la mitad de su peso.

José Miguel Echeverría escribe su libro Coleccionismo de relojes antiguos (Editorial Everest, 1975), que una de las razones de crear la caja larga para los relojes de antesala, fue el intento de ocultar las antiestéticas pesas.

En el Britten’s Old Clock and Watches and their Makers (Bonanza Books – New York, 1956), publicado por primera vez en 1899, leemos – en relación a los relojes de caja alta ingleses – que tras la aplicación del péndulo al reloj, eran habituales los trenes de 8 días. Esto obligaba a la utilización de pesas mayor peso. Al estar los primeros relojes colgados de la pared o sobre una repisa, las pesas suponían un riesgo. Para evitarlo, se optó por un pedestal que reposara en el suelo.

Esas serían dos de las las razones de la invención de la caja alta tan característica del «grandfather clock» inglés.

El reloj dispone de dos calendarios: solar (en la parte inferior del dial), y lunar (en la parte superior).

En ambos la aguja que indica el día es fija, siendo los discos del calendario con la indicación de los días, los que giran por la acción de una pestaña existente en el cañón horario.

El mes lunar tiene una duración de 29.5 días.