Sonería por rastrillo y caracol en un mecanismo «París»

5/5 - (1 voto)
Uno de los sistemas de sonería que vemos habitualmente en los relojes es el llamado «de rastrillo y caracol». El nombre hace referencia a dos de las piezas básicas del mecanismo, que recuerdan por su forma a un rastrillo, y a ese molusco de concha en forma de espiral que nos es tan familiar. Muchos de los nombres que se usan en relojería tienen un origen parecido: La similitud entre la forma de una pieza o algo característico en el reloj, y lo que nos recuerda o sugiere. El otro sistema de sonería, también muy común, es el de chaperón o de rueda contadera.

Imágenes de un mecanismo París

Funcionamiento del mecanismo

La sonería por rastrillo y caracol es de preparación. Esto significa que el mecanismo, unos minutos antes de que haga sonar la campana o el gong, pasa del estado «de reposo» a otro que llamamos «de preparación». Una de las ventajas de este tipo de sonería frente a la de chaperón, es la de dar siempre el número de toques exactos. Aunque activemos manualmente la sonería, el número de toques que dará en las siguientes activaciones, será exactamente el que determine la posición del caracol; de ahí que no se desfase como puede ocurrir con la sonería por rueda contadera. El caracol es una leva de escalones que podemos encontrar fijada en el cañón horario, o bien en otro tipo de mecanismos, sobre una rueda en estrella de doce puntas. Las clavija de la rueda de minutos eleva la palanca de desenganche, y el sistema queda preparado para que las ruedas dentadas del tren de la sonería empiecen a girar. Cuando dicha palanca libere a la palanca de caída del rastrillo, las ruedas de la sonería comienzan a girar. Una de ellas, la de clavijas, elevará el martillo, el cual al ser liberado, caerá dando un golpe sobre la campana o gong del reloj. A cada uno de estos toques, la coma elevará el rastrillo el ángulo correspondiente a uno de sus dientes. Cuando de el número de toques exacto, la sonería quedará en estado de espera hasta su nueva entrada en funcionamiento. Para dar las medias, la elevación de la palanca de desenganche es menor, y la coma solo actúa sobre un diente.

Video del mecanismo en funcionamiento