Escape Ingraham

5/5 - (1 voto)

Escape «Ingraham Half Deadbeat»

 
Una de las cosas que llaman la atención al observar por primera vez el mecanismo de un reloj es su escape. El movimiento discontinuo de la rueda de escape, junto con el del áncora, despiertan nuestra curiosidad.
 
Existe un gran número de escapes. En el libro «Coleccionismo de relojes antiguos» (Editorial Everest, 1975), su autor,  José Miguel Echeverría, nos habla de la existencia de al menos 250 tipos de escapes. 
 
Uno de los escapes que encontramos en los relojes, es el llamado «Ingraham Half  Deadbeat». Se trata de un escape que aunque no es realmente de reposo,  presenta un retroceso bastante menor que los llamados escapes de retroceso.
 
Este escape está formado por un áncora hecho mediante  una lámina de acero doblada, en cuyos extremos se encuentran las paletas. La forma de ellas no es exactamente circular, siendo esta una de las razones por las que provoca cierto retroceso en la rueda de escape. 
 
Existe un escape de áncora que se parece: el llamado «bent-strip escapement»; en el cual las paletas del áncora tienen forma circular, estando el centro de dicho círculo en el eje del mismo.
 
Una de las ventajas del escape «Ingraham Half Deadbeat», es su relativamente fácil ejecución. La otra es la de reducir notablemente el retroceso de la rueda e escape, con lo cual las perturbaciones que esta produce en el movimiento oscilatorio de péndulo, son también menores.